lunes, 8 de abril de 2013

Rajoy o la estrategia del ratero.


Mi propuesta para sustituir al juez Ruz.


Lo hemos visto en miles de telefilms y series norteramericanas. Cuando trincan a un delincuente, lo detienen, le leen sus derechos y lo meten en el cuartito este ya se sabe cual es su primera línea de defensa. Preguntar si está detenido, si es así, llamar a su abogado, acogerse a su derecho a permanecer en silencio y alardear de presunción de inocencia. Es normal. El criminal quiere salvar su cuello y sabe que se encuentra ante una Justicia lenta y burocrática (No lo critico, es bueno que sea así, la alternativa sería el linchamiento o la policía estalinista).

Pues bien esa es la política del Partido Popular ante el escándalo de que su Tesorero tenga millones en cuentas en Suiza y estuviera vinculado con una trama corrupta. No hacer declaraciones, permanecer en silencio, presumir de inocencia y escurrir el bulto. La estrategia del ratero. El objetivo es evidente: evitar desgastes innecesarios (El trauma diferido de Cospedal ha sido un punto y aparte), ganar tiempo judicialmente y esperar a que la gente olvide. ¿Funcionará? El tiempo lo dirá. Yo creo que al final tus votantes fieles, te van a acabar votando igual. Lo veo más una cuestión de decencia, ética y estética. 

Y ya lo dijo nada más y nada menos que el "Alma Mater" del Partido Popular, José María Aznar: "Los cargos deben acreditar algo más que su presunción de inocencia". Quizás se refería a los cargos que no sean del Partido Popular que ya sabemos,  que por definición, es incompatible con la corrupción.